Próximos Eventos
Home > Diálogo Paranaense > La oposición entrerriana como un todo homogéneo: ¿Quién se anima a imaginar un Gobierno con proyectos tan disímiles?

La oposición entrerriana como un todo homogéneo: ¿Quién se anima a imaginar un Gobierno con proyectos tan disímiles?

*) Por Natalia Noacco.

Pensar la situación política actual de Entre Ríos es un desafío que implica velocidad. La brevedad de las posiciones políticas de los principales referentes es flor de un día y de alguna manera los entrerriano debemos hacer un ejercicio mental para imaginar un gobierno que no naufrague en el intento (con toda la ciudadanía a bordo). La conjunción entre la hiperconectividad y el pragmatismo en la política hace que nos imaginemos inmersos en escenarios de rejunte donde confluyen políticos de piel y hueso con ideologías, supuestamente antitéticas.

Vivimos en un contexto de liquidez conceptual, donde se pretende instalar la idea de que la oposición es un todo homogéneo, sin matices ni fisuras. Vemos un armado de opositores y opositoras que se aglutinan sin miramientos para cumplir el firme objetivo de sacar del poder al oficialismo actual en un “frente del NO”. Pareciera que ya no cabe preguntarse quiénes son estos representantes que lo conforman y, mucho menos, cuáles son las ideas que sostienen. Sería interesante el ejercicio de recordar que quienes hoy están en el bando de la oposición responden a los intereses de actores de derecha disfrazados en las expresiones “del pueblo”. Mientras dura la campaña inyectan millonarios recursos económicos para potenciar campañas políticas carentes de proyecto provincial, para no perder de vista los futuros negocios que beneficiarán siempre a los mismos. Estamos gobernados por clases políticas hegemónicas enquistadas en el poder, que difícilmente puedan arrogarse la representatividad genuina de quienes trabajan todos los días para sostenerse en este voraz capitalismo.

Nos encontramos frente a una bisagra histórica donde el partido radical se verá obligado a diluir sus elementos socialdemócratas para fundirse en el pragmatismo de alianzas electorales del “sálvese quien pueda”.

¿Entonces este “Frente del NO” a qué le dice no? Sin dudas, a la posibilidad de afianzar un frente del pueblo, progresista, con un programa estratégico de gobernabilidad, que abarque expresiones políticas y sociales afines a la izquierda democrática. Existe una profunda necesidad de instalar una herramienta política alternativa por fuera del populismo gobernante y la nueva derecha.

El actual gobierno provincial en ocho años de gestión llevó adelante un proyecto populista que, con prácticas verticalistas y extorsivas, logra instalarse cada día más en los lugares de mayor poder y concentración económica de espaldas a los reclamos de sectores populares y trabajadores.

Frente a este panorama electoral ¿dónde radicaría la diferencia sustancial entre oficialistas defensores de proyecto nacional kirchnerista y el “Frente del No”?

Es necesario abstraerse para ir más allá de las huellas que viene marcando la tradición política entrerriana. El bipartidismo histórico cumplió una etapa. Sin embargo es imperioso que como electores no deslindemos de responsabilidades a quienes nos trajeron con sus procesos políticos a la crisis actual. Es hora de hablar de los efectos reales de esas supuestas políticas que en síntesis nos dejan a la vista la profunda fragmentación social del pueblo entrerriano

Ahora bien, ¿cuál es el motor del cambio?, ¿dónde está el vehículo de la esperanza para cambiar la realidad? Ante todo tenemos la responsabilidad de no callar lo que vemos y vivimos. El ejercicio de nuestra ciudadanía debería apuntalar una democracia de nuevas bases que promueva el cooperativismo, la inclusión, la igualdad y la libertad.

Hacernos cargo de ser artífices de nuestra propia realidad habilita la posibilidad de pensar qué queremos nosotros, qué queremos hacer de esta provincia, qué queremos que hagan los que elegimos como representantes en las elecciones. Es la práctica diaria de entendernos como seres políticos dentro de un proceso de maduración colectiva si queremos ir hacia una nueva sociedad.

Guillermo Estevez Boero decía “Revolucionario no es el que grita, revolucionario es el que cambia la realidad” y es precisamente en el hacer nuestro donde está la acción política para no caer en polarizaciones que nada tiene que ver con nuestras cotidianidad.

Es por esto que desde el socialismo entrerriano se insiste con la conformación de un espacio de confluencia de fuerzas constructoras de izquierda que dé lugar a nuevos actores como mujeres, jóvenes y trabajadores que se encuentran relegados en nuestra sociedad.

El desafío está puesto en dejar de un lado mezquindades de fuerzas pequeñas para avanzar en acuerdos programáticos de izquierda democrática con aspiraciones de gobernar.

Pensar programas de gobiernos y propuestas concretas deberían ser una provocación intelectual para quienes aspiran sólo acomodarse en las bancas del poder legislativo y/ o municipios sin aspiraciones de transformaciones reales.

En síntesis, imaginarnos un plan de gobierno con sectores tan disímiles nos empuja a recoger el guante y actuar.

Natalia Noacco

Profesora de Educación Física

Miembro de la Mesa Ejecutiva Provincial

Partido Socialista de Entre Ríos

COMENTÁ

Comentarios

Sobre FUNDER

La Fundación para el Desarrollo Entrerriano es una organización sin fines de lucro que trabaja desde hace 25 años investigando y estudiando la realidad provincial y generando propuestas para promover el desarrollo de Entre Ríos. Nuestra organización está inspirada en las ideas y la obra de gobierno de Raúl Lucio Uranga (Gobernador de Entre Ríos entre 1958 y 1962) y cumple con la función de rendirle homenaje y mantener viva su memoria.