Próximos Eventos
Home > Destacados > Los arroyos tienen remedio y deben ser una prioridad
arroyos
Arroyo el Colorado, microcuenca Las Viejas

Los arroyos tienen remedio y deben ser una prioridad

*) Por Francisco Uranga y Paula Armándola.

Paraná tiene enormes desafíos de planificación. La ciudad fue pensada como si fuera plana, desconociendo su territorio, que está surcado por arroyos y barrancas. El estado de los arroyos es, justamente, un síntoma de los problemas que genera la forma en que fue pensado y aún hoy se piensa el desarrollo de la ciudad. Las consecuencias son la contaminación de sus cauces, desbordes, déficits en el saneamiento y monitoreo, y una infraestructura construida como si estos no existieran. Por eso es que no están integrados como parte del espacio público de la ciudad. En una nota publicada esta semana en El Diario,se cita al encargado del Centro Integrador de Servicios Ciudadanos de Paraná, Roberto Sabionni, que describe a la contaminación del arroyo Las Viejas como un problema cultural y de saneamiento. Desde Entre Ríos Entre Arroyos y FUNDER discrepamos y consideramos que subestima la problemática.

La situación del arroyo Las Viejas es deplorable, y una muestra gratis de cómo gestionamos el territorio. Es gratis porque no necesitamos contratar a una consultora para que diga que está lleno de basura y residuos cloacales e industriales. Salta a la vista. Los arroyos enfermos tienen un alto costo social y ambiental porque son focos de insalubridad, inseguridad, vulnerabilidad y desigualdad. Pero no solo tienen remedio, sino que deben ser una prioridad y pueden recuperarse para que los paranaenses los disfrutemos como parte de la ciudad.

Existe, sin dudas, un problema cultural. Está relacionado con el lugar que ocupan los arroyos en el inconsciente de la ciudadanía: el de basurales. Pero plantearlo como un problema exclusivo de educación es una forma de quitar el foco en la cuestión estructural y reducirlo a cuestiones idiosincráticas o de falta de consciencia. La generación de consciencia ambiental es fundamental, pero tiene que estar acompañada de un cambio enérgico, decidido y sostenido en el tiempo en la forma en que se planifica la ciudad y en la gestión del territorio.

Necesitamos un nuevo modelo de ciudad

Sabbioni también destaca que la de este año es la segunda temporada en la que el balneario del Thompson no se habilita por la contaminación del arroyo Las Viejas. Es otra consecuencia de la forma en que planificamos y un síntoma de que es necesario un nuevo modelo de ciudad. Y pone en jaque la idea de que Paraná puede ser una ciudad turística. La propuesta de potenciar el turismo es casi un lugar común, pero es inviable si no se enmarca en una política general que replantee qué ciudad queremos construir. El potencial turístico es innegable, pero los posibles atractivos quedan opacados por las disfuncionalidades de la ciudad.

Con estos desafíos en mente, desde FUNDER y Entre Ríos Entre Arroyos lanzamos el año pasado el espacio Ciudades 2030, que busca definir en forma participativa la agenda para el desarrollo de las ciudades entrerrianas. Este año enfocaremos los esfuerzos en debatir los problemas de Paraná, para invitar a los paranaenses a involucrase en la discusión sobre qué ciudad queremos construir.

* Francisco Uranga es director de desarrollo local de FUNDER y Paula Armándola es directora del proyecto Entre Ríos entre arroyos 

COMENTÁ

Comentarios

Sobre FUNDER

La Fundación para el Desarrollo Entrerriano es una organización sin fines de lucro que trabaja desde hace 25 años investigando y estudiando la realidad provincial y generando propuestas para promover el desarrollo de Entre Ríos. Nuestra organización está inspirada en las ideas y la obra de gobierno de Raúl Lucio Uranga (Gobernador de Entre Ríos entre 1958 y 1962) y cumple con la función de rendirle homenaje y mantener viva su memoria.