Próximos Eventos
Home > Destacados > “Paraná puede convertirse en un municipio más abierto y transparente”
Transparente
Ramiro Pereira y Francisco Uranga en la Casa de la Reforma

“Paraná puede convertirse en un municipio más abierto y transparente”

El vicepresidente de FUNDER, Francisco Uranga, disertó el jueves sobre los desafíos para la modernización de la Municipalidad de Paraná. “El Estado cumple un rol clave en el proceso de desarrollo”, subrayó


La consigna era hablar sobre los desafíos de la modernización del municipio, pero uno de los temas acaparó la mayor parte de la atención: la transparencia. Un tema caliente en la coyuntura, y el título invitaba al debate. Fue el jueves en la charla Hacia un Estado cercano y transparente: los desafíos en el municipioque dictó Francisco Uranga, vicepresidente de FUNDER, en la Casa de la Reforma, en Paraná.  “La falta de transparencia es una demanda de la sociedad. Los políticos que no la asuman como parte de su agenda van a sufrir las consecuencias en las elecciones”, apuntó Uranga. El resultado no es necesariamente bueno, matizó: “El probable triunfo de Bolsonaro en Brasil muestra que el discurso anticorrupción puede venir acompañado de la intolerancia. De un camino hacia donde no queremos ir”. El ingeniero, sin embargo, dejó un mensaje optimista: “Paraná puede convertirse en un municipio más abierto y transparente si tiene un liderazgo con una visión clara y voluntad política”.

El salón de la Casa de la Reforma se convirtió en un punto de encuentro de diversas expresiones de la sociedad paranaense. Participaron de la charla empleados municipales, sindicalistas, peronistas, radicales, dirigentes del PRO, socialistas, desarrollistas, emprendores y representantes de la sociedad civil. “La Casa de la Reforma es un espacio socialdemócrata, pero no es sectario. Queremos que sea abierto y permita establecer un diálogo entre los paranaenses”, apuntó Ramiro Pereira, dirigente radical que conduce el espacio junto con su correligionario Leandro Brasesco.


Las dos agendas de la modernización

El concepto de modernización presta a confusiones porque tiene más de una interpretación, según Uranga. El ingeniero aclaró que iba a enfocarse en los desafíos de la función pública y la transformación del Estado. “Si queremos desarrollar Argentina, Entre Ríos y Paraná, necesitamos que existen capacidades estatales instaladas para llevar adelante las políticas públicas. Un estado eficiente, profesional e inteligente es condición necesaria, aunque no suficiente, para generar un proceso de desarrollo sostenido”, sostuvo.

En ese sentido, diferenció dos lineas de la agenda de modernización. “Existe una agenda tradicional de modernización del Estado, que tiene que ver con el empleo público y la modernización administrativa, que significa hacer más simples los trámites, los procesos y mejorar los sistemas. También hay una nueva agenda, que tampoco es tan nueva sino que se viene hablando del tema desde mediados de los noventa y tiene que ver con el gobierno abierto y la gestión por resultados”.

Esta nueva agenda implica un cambio en el concepto sobre la forma en la que se tiene que relacionar el Estado con la sociedad, explicó. “No es el Estado omnipresente, ni el Estado mínimo, sino un Estado que articula con el sector privado y la sociedad civil y busca potenciar la capacidad de construcción social”. En este sentido puso como ejemplo el laboratorio de gobierno de Santa Fe como un espacio de cocreación de políticas públicas entre los ciudadanos y los funcionarios. Otro caso son las iniciativas para abrir datos, que significa que la información pública esté disponible y se pueda acceder a ella en forma simple y con formatos que favorezcan su reutilización y análisis.

“El concepto detrás de estas iniciativas es que hay ideas, propuestas y talento en la sociedad, así como colectivos que han acumulado un capital social y pueden aportar al diseño de mejores políticas políticas. Los funcionarios no tienen que monopolizar la información pública, que es de todos”, enfatizó. Una mayor apertura tiene también, otras consecuencias, como la posibilidad de que se creen observatorios ciudadanos de sobre las compras del Estado o que fuerzas políticas de la oposición tengan información confiable para elaborar programas de Gobierno. “Hay que cambiar dejar de ver a la información pública como una fuente de poder. Cuanto más abierto sea el gobierno, va a haber más participación y, por lo tanto, va a aumentar la confianza de los ciudadanos en las instituciones”, concluyó.

Charla 'Hacia un Estado cercano y transparente', en la Casa de la Reforma

Charla ‘Hacia un Estado cercano y transparente’, en la Casa de la Reforma

El cuarto punto de la agenda es la gestión por resultados y tiene tres etapas: planificación, monitoreo y evaluación. “En general, la etapa de planificación es la más difundida entre los gobiernos provinciales y municipales. También es cierto que en muchos casos es solo un libro que queda bien tener en la estantería”, señaló el disertante. Y puso como ejemplo el plan Paraná, Ciudad Emergente y Sostenible, que fue elaborado por el BID. “Es un buen aporte, y distintos grupos lo han tomado como insumo para pensar políticas públicas, pero no es algo de lo que hable la ciudadanía y se haga un seguimiento sobre su avance”, señaló.

El punto menos desarrollado, no solo en Paraná, sino en la mayoría de los distritos del país, es la evaluación de resultados. Uranga puso como ejemplo el trazado de carriles exclusivos para colectivos en la capital entrerriana. “Una cosa es decir que se hicieron equis kilómetros de carriles únicos en la ciudad, otra es evaluar el resultado: cuánto se redujo el tiempo promedio de viaje”, completó.

El estado del Estado en Paraná

En materia de gobierno abierto y gestión por resultados casi no hay avances en la ciudad, apuntó Uranga. “Y todavía quedan cuentas pendientes de la agenda tradicional: no existen sistemas de expedientes electrónicos que permitan eliminar el uso del papel, o un sistema transparente de compras públicas, no se realizan ingresos por concurso, ni hay un plan de carrera y el instituto de formación, el Centro de Perfeccionamiento Municipal, no está enfocado en brindar herramientas para la capacitación de los funcionarios que sirvan para mejorar el manejo de la cosa pública”, resumió.

Un punto recurrente a al hora de hablar del empleo público en Paraná es la mención a la sobredotación de empleados municipales. Son unos 9.300 trabajadores entre todas las modalidades de contratación. Un tercio más que en Santa Fe. “La solución no pasa por achicar el Estado”, remarcó Uranga, “sino por incrementar la actividad privada”. En ese sentido, el ingeniero destacó que un 30% de los trabajadores de la ciudad de Paraná trabaja en el sector público y buena parte del sector privado depende indirectamente del consumo de los empleados estatales. “Reducir el empleo público solo produciría un aumento del desempleo y que el sector privado se hundiera. Hace falta una visión clara de qué modelo de desarrollo queremos para la provincia y la ciudad, para generar empleo formal con buenos salarios. Después se verá si debe reducirse la planta de empleados municipales, o no”, señaló.Transparente

Leandro Brasesco, Ramiro Pereira y Francisco Uranga

Cómo avanzar

Uranga destacó que existe un consenso bastante amplio sobre cual es la agenda para modernizar el Estado. “No es una propuesta de Gobierno Nacional, sino que es compartida por las provincias, que firmaron el Compromiso Federal de Modernización y suscribieron los cuatro ejes que mencioné: Modernización Administrativa, Empleo Público, Gobierno Abierto y Gestión por Resultados”, comentó el ingeniero que trabaja como asesor en el Consejo Federal de Modernización. “El principal insumo para avanzar con esta agenda es la voluntad política. Y el consenso. Estos cambios llevan tiempo y es importante que se mantengan, independientemente de los cambios de Gobierno. Por eso me entusiasma el diálogo que propuso la Casa de la Reforma y que se haya logrado una convocatoria tan amplia”, resumió.

Entre los asistentes estuvieron Nélida Durana, presidente de FUNDER; el senador provincial Raymundo Kisser; el concejal peronista David Cáceres; el vicepresidente de Federación Agraria Argentina, Elvio Guía; el secretario adjunto de ATE Paraná, Francisco Garcilazo; la subsecretaria general electa del Sindicato de Comercio, María Eugenia Velásquez,; el titular de la DAIA Paraná, Diego Dlugovitzky; el decano de la UTN de Paraná, Alejandro Carrere; el expresidente de la Federación Universitaria Argentina (FUA), Federico Moranda; el exsecretario General de la Mesa Nacional de Franja Morada, Sergio Duarte; el presidente del Foro de Políticas Públicas de Entre Ríos, Jorge Cura; y la directora del Centro de Estudios Inmobiliarios de Entre Ríos, Paula Armándola, entre otros dirigentes.

COMENTÁ

Comentarios

Sobre FUNDER

La Fundación para el Desarrollo Entrerriano es una organización sin fines de lucro que trabaja desde hace 25 años investigando y estudiando la realidad provincial y generando propuestas para promover el desarrollo de Entre Ríos. Nuestra organización está inspirada en las ideas y la obra de gobierno de Raúl Lucio Uranga (Gobernador de Entre Ríos entre 1958 y 1962) y cumple con la función de rendirle homenaje y mantener viva su memoria.